Mar, 04/07/2017


Supercomputación a cinco minutos de la Academia General Militar

Los superordenadores Janus y Janus II, ubicados en el BIFI, protagonistas de los últimos estudios del profesor del CUD Sergio Pérez Gaviro.

 

Los superordenadores Janus y Janus II ubicados en el Instituto de Investigación de Biocomputación y Física de Sistemas Complejos (BIFI), a escasos 5 minutos de la Academia General Militar, han sido en los últimos meses las principales herramientas de investigación del profesor del Centro Universitario de la Defensa de Zaragoza Sergio Pérez Gaviro. Gracias a esta familia de superordenadores, el doctor Pérez Gaviro, junto a investigadores de Italia y España, ha realizado sendos estudios titulados "A statics-dynamics equivalence through the fluctuation-dissipation ratio provides a window into the spin-glass phase from nonequilibrium measurements"  y "Matching Microscopic and Macroscopic Responses in Glasses", que han visto la luz este año en las prestigiosas revistas Proceedings of the National Academy of Sciences y Physical Review Letters, respectivamente.

En el primero, los investigadores muestran cómo relacionar cantidades experimentales relevantes con el comportamiento en equilibrio a baja temperatura inalcanzable en los experimentos. En cuanto al segundo, proporciona un nuevo avance en el estudio y la comprensión del comportamiento de sistemas desordenados y vidrios, como los vidrios de espín, los coloides, los polímeros o los líquidos subenfriados. Como apunta el profesor del CUD, "la dinámica lentísima de este tipo de sistemas se caracteriza a través de una magnitud llamada longitud de correlación, que, aunque desde el punto de vista teórico, se puede estudiar a nivel microscópico, empíricamente solo se puede calcular de forma macroscópica. Partiendo de esa base, en nuestra investigación hemos reproducido a nivel microscópico el protocolo experimental de los estadounidenses Samaresh Gutchhait y Raymond L. Orbach, creando de este modo una relación directa y cuantitativa entre el marco teórico y el experimental”.

Para la elaboración de esta compleja infraestructura físico-matemática, con aplicación en campos tan diversos como la criptografía, la biología molecular, las finanzas, la teoría de la información o las redes neuronales, los autores han contado con la inestimable ayuda de los citados Janus y Janus II, dos ordenadores de propósito especial, compuestos cada uno de ellos por 256 procesadores de cómputo reprogramables tipo FPGA (Field-Programmable-Gate-Array) y otros 16 de control. Como explica de nuevo Pérez Gaviro, "la ventaja de las FPGAs frente a otros procesadores convencionales es que su lógica interna puede programarse según la necesidad del usuario, de modo que los Janus pueden llevar a cabo en un par de días simulaciones que tardarían cientos de años en ordenadores de propósito general". Una muestra más de la importancia que la computación y la supercomputación tienen para el avance de la ciencia.

PRÓXIMOS EVENTOS

30 SEP
 
La Noche de los Investigadores Zaragoza 2016
 
14 SEP
 
Apertura del curso 2016-2017 en la Academia General Militar y el Centro Universitario de la Defensa
 
12 SEP
 
Inicio del Curso Avanzado de Ciberdefensa

29 SEP
La Noche Europea de los Investigadores."Researchers' Night Aragón"
 

25-29 SEP

 

21 SEP
 
 

Síguenos también